Los muertos viajan deprisa

Nieves Abarca y Vicente Garrido. Ediciones B

Los muertos viajan deprisa“La historia —que toma su título de una cita de Bram Stoker— arranca con un brutal asesinato a bordo del Tren Negro, en el que varios escritores se dirigen a un famoso encuentro de literatura policíaca. Tras este crimen vienen otros, siempre llenos de simbolismo. La inspectora Negro y su inseparable compañero, el criminólogo Javier Sanjuán, tienen que averiguar quién es el enigmático asesino de escritores. Mientras tanto, un peligroso violador de adolescentes, capturado en el pasado por Valentina, ha escapado de la cárcel, complicando aún más la situación.”

Cuando uno lee esta novela sin duda identifica el estilo inconfundible de esta pareja de escritores. Y es que los crímenes truculentos son una de se sus firmas. No obstante, esta vez el escenario nos resulta bastante diferente. Y reconocemos que para los aficionados a la novela negra y un poco metidos en el mundillo resulta divertido: casi toda la trama se desarrolla entre un grupo de escritores participantes en el festival A Coruña negra.

Si bien es cierto que cuando conoces un poco el entorno este tipo de lecturas se te hacen raras (de momento no nos hemos topado con ningún autor ni autora tan siniestro ni con tendencias asesinas más allá del papel), la historia, como en las dos novelas anteriores, resulta muy entretenida. Los trabajos de Abarca y Garrido tienen, a nuestro parecer, dos grandes fortalezas: el ritmo, ya que nunca se hacen lentas, siempre aciertan dosificando los datos y sorpresas, y la química de la pareja protagonista. En este caso, siguen cumpliendo.

En la anterior novela, El hombre de la máscara de espejos, la historia contaba con bastantes tintes góticos que le daban encanto. En este caso, también hemos encontrado algunos puntos clásicos, muy a lo Agatha Christie, como una muerte en un tren, intrigas en cenas elegantes y amantes en hoteles. Todo esto, claro, con una pátina de sadismo muy lejos de la obra de la dama del crimen.

Poca cosa más podemos añadir. La pareja Sanjuán y Valentina sigue funcionando, pero con sorpresas que no vamos a desvelar. En definitiva, nos parece original el experimento de estos dos autores, situando esta historia de crímenes, pecados pasados e historias ocultas dentro de un ambiente que les resulta familiar y conocido, como es el de los autores de su género. Una lectura sin duda entretenida.

Si queréis ver la referencia de la novela en la página de Ediciones B, entrad aquí.

Si queréis seguir a Nieves Abarca en Twitter, podéis hacerlo aquí.

Si queréis seguir a Vicente Garrido en Twitter, podéis hacerlo aquí.

Ho vols compartir?

Deixa un comentari.

La teva adreça no serà publicada.


*


Translate »