Aguas de venganza

Miguel Pajares. Editorial Alrevés

Aguas de venganza“La frontera es territorio criminal. Lo es porque concita delitos de gran magnitud, como el tráfico de drogas o el de armas, pero también porque marca el límite del Estado de derecho, y en ese linde se diluyen las garantías que las leyes ofrecen a los ciudadanos, más aún cuando los ciudadanos no lo son del propio Estado. Las fuerzas policiales que custodian las fronteras luchan contra los muchos delitos que se congregan en ellas, pero protagonizan también ciertas acciones que se sitúan en los márgenes de lo admisible y que quedan lejos del alcance de la justicia. Son muchos los inmigrantes y refugiados que mueren en su intento de cruzar la frontera sur y, a veces, las acciones policiales no son ajenas a esas muertes. Esta novela invita a la reflexión sobre la difusa responsabilidad criminal que existe en esos casos. El inspector Samuel Montcada se ve obligado a investigar ciertos crímenes cometidos en la frontera sur para desvelar unos asesinatos producidos en Barcelona. En su recorrido, obtiene información sobre actuaciones concretas de la Guardia Civil española y de los policías y militares marroquíes.”.

Estamos sin duda ante una novela muy interesante. Si bien no es redonda (en algún momento el estilo nos resulta demasiado austero), la recomendamos. Por dos motivos primordiales: el trasfondo de la historia es un tema más que actual, y casi nos atreveríamos a decir que poco tratado en el género; y desprende un gran conocimiento sobre la materia. Está sin duda muy bien documentada, abordando un tema muy clave y bien integrado en la trama principal.

La historia se inicia en Barcelona, cuando los Mossos d’Esquadra, con el inspector Samuel Montcada a la cabeza, investigan el asesinato de un ciudadano marroquí y su hijo de manera bastante peculiar. Hay que decir que el primer capítulo nos resultó bastante impactante, porque el modus operandi es muy duro. Así que hay que estar preparado. Pero, como siempre, todo tiene su explicación.

La novela, en cuanto a estilo y forma, es bastante correcta. Quizás en algún momento, para nuestro gusto, demasiado sobria, pero se lee rápido y la historia engancha. También en algún punto vemos un poco patosos a los Mossos, detectando algunas cosas que no entendíamos por qué no eran evidentes para los protagonistas. Quizás será que tenemos un ojo muy entrenado… en todo caso, la historia bien tramada, no se lía con filigranas, y con personajes bien definidos.

Poco más podemos añadir. La mano experta del autor viste una novela negra con una temática que sin duda merecía ser tratada. Y que, tristemente, en muchos momentos, tiene mucho de real. Cabe destacar que, con la compra de esta novela, se colabora con la Comisión Española de Ayuda al refugiado.

Aquí podéis ver la referencia de la novela en la página de la editorial.

Aquí podéis seguir al autor en Twitter.

 

 

 

Ho vols compartir?

Deixa un comentari.

La teva adreça no serà publicada.


*


Translate »